Detrás de tus datos: Nada es gratuito

Una casa inteligente puede ser muy tentadora, sobre todo para quién siempre ha deseado tener una acompañante constante, pero ¿cuál es el precio?

En la primera parte de esta serie les platiqué sobre una amiga que no pudo prender un foco inteligente conectado a Alexa. Casi dos meses más tarde, no ha instalado el foco inteligente – sus compañeras y compañeros de piso no se sintieron cómodos con la idea de tener un dispositivo bajo el propio techo escuchando las 24 horas del día.

Texto: Sebastian Romo
Portada: Composición Vaso Cósmico, Phillip Bernt y Samuel Dixon / Unsplash

Instalar la asistente de voz es increíblemente fácil: basta con bajar una aplicación a tu celular, conectar a Amazon Echo con tu red de wifi y listo, puedes comenzar a hablar con Alexa. A principios de 2019 Dave Limp, Vicepresidente de Aparatos en Amazon, reveló que el gigante tecnológico llegó a 100 millones de asistentes de voz vendidos. La tendencia sigue a la alza y cada vez más dispositivos cuentan con una función para conectarse con la asistente.

Echo Dot. Foto: Andrés Urena en Unsplash

Tener un asistente de voz puede ser muy tentador, sobre todo para quién siempre ha deseado tener una acompañante constante, alguien que le apoye con las tareas básicas como hacer el café en la mañana, poner música, regular la temperatura, reservar una mesa para ir a cenar o simplemente platicar. A parte de respuestas curiosas a ciertas preguntas, Alexa también tiene mucho interés en saber ciertas cosas sobre ti, cómo cualquier amiga ¿cierto?

Expertos del equipo informático de Tactical Tech, una organización que investiga el impacto de las tecnologías digitales en la sociedad, se dieron la tarea de investigar su comportamiento. A Alexa le interesa saber: con cuántas personas vives y cómo suenan sus voces, cuándo te enfermas, qué comes, cuándo duermes, tus intereses, tus estados de ánimo y emociones así como tus necesidades y compras en línea.

Alexa y el internet de las cosas

Sin embargo, Alexa no opera sola: es posible conectarla con un sinnúmero de dispositivos inteligentes. Para muchos la tecnología representa la utopía de vivir en el futuro. La empresa de análisis de empresas IHS Markit lanzó un eBook titulado El internet de las cosas, un movimiento, no un mercado. Su cálculo: El monto generado por la venta de aparatos inteligentes crecerá de 27 a 125 miles de millones de dólares para el 2030. De hacerse realidad, esto sería un movimiento que se incorporaría en todos los rincones de nuestro día a día: desde nuestro cepillo de dientes hasta nuestro coche e incluso cámaras de seguridad.

En Julio de 2018 la periodista Kashmir Hill decidió probar el internet de las cosas (IoT) y conectó todos los aparatos inteligentes de su casa al internet: desde Amazon Echo hasta su cama, la aspiradora, entre muchos otros dispositivos. Su compañero de trabajo e informático Surya Mattu conectó un router al wifi de Hill para capturar toda la actividad que la casa inteligente envía a los fabricantes de los respectivos productos. A cuatro semanas de instalarlo, Mattu se dio cuenta que los dispositivos inteligentes habían estado comunicando todos los días y cada hora con los fabricantes.

Newsletter

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete al newsletter y recibe lo mejor de nuestro contenido una vez al mes

La mayoría de la información que transmitían estaba encriptada, por lo cual Mattu únicamente podía ver los metadatos, “lo cuál es cómo ver la envoltura de una carta sin poder leer la carta en el interior”, agrega Hill. Los metadatos son la información sobre los datos e indican, por ejemplo: el volumen de datos que se envía, quién los envía y a dónde. Sin embargo estos datos de “envoltura” revelan mucha información sobre sus usuarios.

Lo interesante de esto, es que tus datos no solo llegan a las manos de la empresa que fabricó el producto que estás usando, sino que también son usados por los proveedores de telecomunicaciones. En Estados Unidos hubo mucha controversia cuando el congreso le permitió a los proveedores de internet hacer uso de los metadatos de sus clientes – ya sea para analizarlos o venderlos. En México proveedores como TELMEX indican abiertamente en sus contratos cuáles son los usos que le dan a tu información:

Contrato marco prestación de servicios. Fuente: TELMEX

La forma en la que interactuamos con nuestras computadoras y celulares es información muy valiosa para empresas de publicidad y en algunos casos para agencias de inteligencia. Esta información, también denominada datos inferentes, se basa en datos que no declaramos pero que describen nuestro comportamiento: ¿cuánto tiempo paso en redes sociales? ¿qué páginas visito? ¿qué tipo de música escucho? ¿para qué uso Google Maps?

Muchos de esos datos son datos personales, por lo que están mirando nuestros comportamientos, nuestras preferencias, nuestras redes, quiénes somos en estas redes, cuáles son nuestras visiones (políticas) del mundo”,

explica Marek Tsuzynski, director creativo y co-fundador de Tactical Tech en entrevista con Vaso Cósmico.

El futuro llegó a nosotros, ¿estamos listos?

Muchas películas y series de ciencia ficción nos cautivaron con tecnología que parecía a siglos de distancia. Y si, es increíble que muchas de estas fantasías ya sean una realidad. El propio Jeff Bezos, fundador de Amazon es un declarado aficionado de Star Trek, la serie de ciencia ficción que comenzó en los 60s. De pequeño Bezos peleaba con sus amigos sobre quién jugaría el papel de Spock, Captain Kirk o la computadora capaz de hablar con los tripulantes de la nave. Fue la misma computadora a bordo de las naves de Star Trek que inspiró al empresario para crear a Alexa.

A finales de 2018 Amazon registró una patente para reconocer, mediante sus asistentes de voz, emociones como alegría, enfado, pena, tristeza, miedo, rechazo, aburrimiento y estrés. De esta manera la empresa podría dirigir promociones o comerciales de manera muy específica a sus clientes. “Amazon, la empresa que creó Alexa, quiere entender tu psicología para vender más productos y espacios de anuncios”, explican los expertos e Tactical Tech.

El que se usen tus datos para “ofrecerte” anuncios más a la medida no es la única controversia que generan los asistentes de voz. Hasta el momento únicamente hemos hablado de Alexa, sin embargo tanto Siri de Apple, el asistente de Google, Cortana de Microsoft y Bixby de Samsung e incluso la app de Messenger en Facebook y su función para mandar mensajes de voz han sido titulares debido a la privacidad de datos.

Uno de los grandes negocios de las empresas de tecnología es entonces, además de vender productos físicos, revender tu información a terceros. Estos analizan el comportamiento del usuario para hacer ofertas a la medida – al final el consumidor se convierte en producto e incluso paga por ello, un concepto genial en su abstracción.

Google tomó un gran paso al comprar el sistema operativo Android que viene por default en casi todos los celulares en el mercado. Estas empresas saben el enorme potencial de los asistentes de voz y del internet de las cosas – sin embargo hay tanta sed por tecnología y gadgets nuevos que olvidamos los posibles efectos para nuestra sociedad a largo plazo.

Mis comandos de voz a Alexa los procesa una Inteligencia Artificial, ¿cierto?

La mayoría de nosotros pensamos que los asistentes de voz funcionan a través de una inteligencia artificial que se encarga de todo, sin embargo los algoritmos de Amazon requieren de entrenamiento constante para poder funcionar. En 2019 Bloomberg descubrió que Amazon emplea a miles de personas alrededor del mundo para mejorar su línea de aparatos Echo. Desde Boston hasta Costa Rica, India y Romania, hay gente que trabaja nueve horas al día para transcribir hasta 1000 clips de audio durante un turno. Desde gente que le pide a su dispositivo que ponga a Taylor Swift hasta grabaciones de posibles crímenes o violaciones sexuales, los trabajadores escuchan todo tipo de audios privados que provienen de las casas de los usuarios.

“Sólo anotamos una muestra extremadamente pequeña de las grabaciones de voz de Alexa para [mejorar] la experiencia del cliente”, declaró un vocero de Amazon ante Bloomberg. “Nos tomamos muy en serio la seguridad y la privacidad de la información personal de nuestros clientes”, agrega. En las opciones de seguridad de Alexa, Amazon ofrece la opción de desactivar el uso de grabaciones de voz para el desarrollo de características nuevas.

La compañía agrega que las grabaciones de audio de las personas que desactiven esta opción aun podrán ser analizadas a mano durante el proceso de revisión. A pesar de que las grabaciones no incluyen el apellido o dirección del usuario, si incluyen un número de cliente, nombre y número de serie del aparato. Investigaciones de The Intercept indicaron que empleados de una subempresa de Amazon, tienen acceso a las grabaciones de las cámaras en las entrada de las casas de los usuarios para entrenar el software. Al final del día, estás empresas saben todo sobre nosotros y el usuario no tiene realmente transparencia sobre cómo se usan sus datos.

En el episodio “El Reto” de La serie Original, el capitán Kirk salva el día al enfrentarse a Nomad, una inteligencia artificial homicida. Las lecciones del episodio son: Spock se puede conectar mentalmente a otras máquinas y nunca te subas a bordo de un robot desconocido.

La pregunta siempre está en el compromiso: ¿vale la pena transparentar mi vida privada a cambio de gadgets y comodidad? No es que la tecnología sea mala, al contrario, es algo genial, sin embargo hay muchas empresas que ponen énfasis en la privacidad del usuario y estas son las que deberíamos de escoger conscientemente.

Con la importancia que comienza a ganar este tema, es muy probable que se empiecen a ofrecer más herramientas para retomar la privacidad como usuario. Si de todas formas no puedes escapar a la tentación en este momento, el equipo de Tactical Tech recopiló una serie de consejos que puedes aplicar para recobrar algo de privacidad a la hora de usar asistentes de voz como Alexa.

Quédate al pendiente sobre la parte 3 de esta serie en dónde entrevistamos al director creativo y co-fundador del equipo de Tactical Tech en Berlín.

Artículos relacionados

Signal vs. Telegram: Ventajas y desventajas

Hay una ola de personas mudándose hacia estas dos aplicaciones. Muchas personas prefieren Telegram mientras otros se van por Signal. Hay muchos argumentos válidos – aquí desglozamos en dos áreas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

+Artículos

Spot, el explorador de Boston Dynamics entra al mercado

Este martes Boston Dynamics lanzó, por primera vez, uno de sus robots a la venta. Después de años de desarrollo y de prestar el robot a empresas en un programa piloto, la firma ofrece a empresas estadunidense por $74,500 dólares.