Las 10 mejores imágenes del Hubble

Con motivo del 30 aniversario del Telescopio Espacial Hubble, recopilamos diez imágenes que capturan la impresionante dinámica del Universo. Desde observaciones en la Vía Láctea hasta la creación y la incandescente fragmentación de estrellas agonizando a cientos de años luz.

Con motivo del 30 aniversario del Telescopio Espacial Hubble, nos dimos la tarea de recopilar diez imágenes que han sido tomadas desde que el Hubble comenzó su viaje en el espacio el 24 de abril de 1990. Son imágenes que capturan la impresionante dinámica del Universo: desde observaciones en la Vía Láctea hasta la creación y la incandescente fragmentación de estrellas agonizando a cientos de años luz. Gracias a este brillante instrumento de observación de la NASA, tenemos la oportunidad de presenciar sucesos a escalas no imaginables. Les dejamos esta galería con la respectiva aclaración de cada imagen abajo.

[modula id=”1187″]

  1. Cosmic Reef (2020). Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble muestra cómo las jóvenes y enérgicas estrellas masivas iluminan y esculpen su lugar de nacimiento con poderosos vientos y abrasadora radiación ultravioleta.
    La gigantesca nebulosa roja (NGC 2014) y su vecina azul más pequeña (NGC 2020) son parte de una vasta región de formación de estrellas en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea, situada a 163.000 años luz de distancia. La imagen es apodada el “Arrecife Cósmico”, porque se asemeja a un mundo submarino.
    La brillante pieza central de NGC 2014 es una agrupación de estrellas brillantes y robustas, cada una de ellas de 10 a 20 veces más masiva que nuestro Sol. La radiación ultravioleta de las estrellas calienta el denso gas circundante y desata vientos feroces de partículas cargadas que expulsan el gas de menor densidad, formando las estructuras similares a burbujas que se ven a la derecha. Las áreas azules de NGC 2014 revelan el brillo del oxígeno, calentado a casi 20.000 grados Fahrenheit por la ráfaga de luz ultravioleta. El gas rojo, más frío, indica la presencia de hidrógeno y nitrógeno.
    En contraste, la nebulosa azul aparentemente aislada en la parte inferior izquierda (NGC 2020) ha sido creada por una solitaria estrella mamut 200.000 veces más brillante que nuestro Sol. El gas azul fue expulsado por la estrella a través de una serie de eventos eruptivos durante los cuales perdió parte de su envoltura exterior de material.Esta imagen conmemora el 30 aniversario del Hubble en órbita. Créditos: NASA, ESA, and STScI.
  2. Monkey Head Nebula (2014). El Telescopio Espacial Hubble capturó este retrato en luz infrarroja de una región de nacimiento de estrellas situada a 6.400 años luz de distancia. El mosaico del Hubble revela una colección de nudos tallados de gas y polvo en una pequeña porción de la Nebulosa Cabeza de Mono (también conocida como NGC 2174 y Sharpless Sh2-252). La nebulosa es una región de formación de estrellas que alberga nubes de polvo oscuras en silueta contra el gas brillante. Masivas estrellas recién formadas cerca del centro de la nebulosa (y hacia la derecha en esta imagen) están arrojando polvo dentro de la nebulosa. La luz ultravioleta de estas brillantes estrellas ayuda a tallar el polvo en gigantescos pilares. La nebulosa está compuesta en su mayoría por gas hidrógeno, que se ioniza por la radiación ultravioleta. A medida que las partículas de polvo interestelar se calientan por la radiación de las estrellas en el centro de la nebulosa, se calientan y comienzan a brillar en longitudes de onda infrarrojas. Créditos: NASA, ESA, and the Hubble Heritage Team (STScI/AURA)
  3. Horsehead nebula (2013). En esta vista del Telescopio Espacial Hubble, la Nebulosa Cabeza de Caballo, un objetivo popular para los astrónomos aficionados, aparece en longitudes de onda infrarrojas. La nebulosa, sombría en luz óptica, aparece transparente y etérea cuando se ve en el infrarrojo, representada aquí con sombras visibles. El rico tapiz de la Nebulosa Cabeza de Caballo aparece con el telón de fondo de las estrellas de la Vía Láctea y las galaxias distantes que se ven fácilmente en la luz infrarroja.
    Los volutas retroiluminadas a lo largo de la cresta superior de la Cabeza de Caballo están siendo iluminadas por Sigma Orionis, un joven sistema de cinco estrellas justo en la parte superior de la imagen del Hubble. Un áspero resplandor ultravioleta de una de estas estrellas brillantes está evaporando lentamente la nebulosa. A lo largo de la cresta superior de la nebulosa, dos estrellas en ciernes se asoman desde sus guarderías ahora expuestas.
    Las nubes de gas que rodean la Cabeza de Caballo ya se han disipado, pero la punta del pilar saliente contiene una densidad ligeramente mayor de hidrógeno y helio, mezclado con polvo. Esto proyecta una sombra que protege el material que está detrás de ella de ser foto-evaporado, y se forma una estructura de pilar. Los astrónomos estiman que a la formación Cabeza de Caballo le quedan unos cinco millones de años antes de que se desintegre también.
  4. Carina Nebula (2007). El Telescopio Espacial Hubble capturó esta vista de 50 años-luz de ancho de la región central de la Nebulosa Carina, donde se está produciendo una vorágine de nacimiento -y muerte- de estrellas. La vista del Hubble muestra el nacimiento de estrellas en un nuevo nivel de detalle. El paisaje de fantasía de la nebulosa está esculpido por la acción de los vientos que fluyen y la abrasadora radiación ultravioleta de las monstruosas estrellas que habitan este infierno.
    En el proceso, estas estrellas están triturando el material circundante que es el último vestigio de la nube gigante de la que nacieron las estrellas. La inmensa nebulosa contiene al menos una docena de estrellas brillantes que se estima que tienen entre 50 y 100 veces la masa de nuestro Sol. El habitante más único y opulento es la estrella Eta Carinae, en el extremo izquierdo. Eta Carinae está en las etapas finales de su breve y eruptiva vida, como lo demuestran dos lóbulos hinchados de gas y polvo que presagian su próxima explosión como una supernova titánica.
    Esta imagen fue publicada en celebración del 17º aniversario del lanzamiento y despliegue del Hubble. Las imágenes del Hubble fueron tomadas a la luz del hidrógeno neutro. La información en color fue añadida con datos tomados en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile. El rojo corresponde a la emisión de azufre, el verde a la de hidrógeno y el azul a la de oxígeno.
  5. Galaxy M82 (2006). M82 o la galaxia del Cigarro, brilla con fuerza en las longitudes de onda infrarrojas y es notable por su actividad de formación de estrellas. La galaxia Cigar experimenta interacciones gravitacionales con su vecina galáctica, M81, lo que hace que tenga una tasa extraordinariamente alta de formación estelar: un estallido estelar.
    Alrededor del centro de la galaxia, las jóvenes estrellas nacen 10 veces más rápido de lo que lo hacen en toda la Vía Láctea. La radiación y las partículas energéticas de estas estrellas recién nacidas tallan el gas circundante, y el viento galáctico resultante comprime suficiente gas para hacer millones de estrellas más. La rápida tasa de formación de estrellas en esta galaxia eventualmente será autolimitada. Cuando la formación de estrellas se vuelve demasiado vigorosa, consumirá o destruirá el material necesario para hacer más estrellas. El estallido estelar se reducirá entonces, probablemente en unas pocas decenas de millones de años.
    Esta impresionante imagen del Hubble de M82 fue ensamblada usando observaciones en diferentes longitudes de onda. El rojo en la imagen representa el hidrógeno y la luz infrarroja, indicando la actividad del estallido estelar. El azul y el amarillo verdoso representan longitudes de onda de luz visibles. Crédito: NASA, ESA, y el Hubble Heritage Team (STScI/AURA).
  6. Whirpool Galaxy (2005). La galaxia Messier 51 (M51), también designada NGC 5194, es apodada el Remolino debido a su prominente estructura arremolinada. Sus dos brazos curvos, un sello distintivo de las llamadas galaxias espirales de gran diseño, son el hogar de estrellas jóvenes, mientras que su núcleo amarillo es donde residen las estrellas más viejas.
    Muchas galaxias espirales poseen numerosos brazos de forma suelta, que hacen que su estructura espiral sea menos pronunciada. Estos brazos son fábricas de formación de estrellas, comprimiendo gas de hidrógeno y creando cúmulos de nuevas estrellas.
    Algunos astrónomos creen que los brazos del Remolino son tan prominentes debido a los efectos de un encuentro cercano con NGC 5195, la galaxia más pequeña y amarillenta en el extremo exterior de uno de los brazos del Remolino. A primera vista, la compacta galaxia parece estar tirando del brazo. La clara vista del Hubble, sin embargo, muestra que NGC 5195 está pasando detrás del Remolino. La pequeña galaxia ha estado deslizándose más allá de M51 durante cientos de millones de años. Crédito: NASA, ESA, S. Beckwith (STScI), and the Hubble Heritage Team (STScI/AURA).
  7. Grupo de Galaxias Interactivas Arp 194 (2009). El Telescopio Espacial Hubble retrató este peculiar sistema de galaxias conocido como Arp 194. Este grupo interactivo contiene varias galaxias, junto con una “fuente cósmica” de estrellas, gas y polvo que se extiende por más de 100.000 años luz.
    El componente superior del Arp 194 aparece como una colección aleatoria de brazos espirales polvorientos, regiones azules brillantes de formación estelar y al menos dos núcleos de galaxias que parecen estar conectados y en las primeras etapas de fusión. Una tercera galaxia espiral, relativamente normal, aparece a la derecha. El componente inferior del grupo de galaxias contiene una sola galaxia espiral grande con sus propias regiones de formación de estrellas azules.
    Sin embargo, la característica más llamativa de este grupo de galaxias es la impresionante corriente azul de material que se extiende desde el componente septentrional. Esta “fuente” contiene complejos de súper cúmulos de estrellas, cada uno de los cuales puede contener docenas de jóvenes cúmulos de estrellas individuales. El color azul es producido por las calientes y masivas estrellas que dominan la luz en cada cúmulo. En general, la “fuente” contiene muchos millones de estrellas.
    Estos jóvenes cúmulos estelares probablemente se formaron como resultado de las interacciones entre las galaxias en el componente norte del Arp 194. La compresión de gas involucrada en las interacciones de las galaxias puede aumentar la tasa de formación de estrellas y dar lugar a brillantes estallidos de formación estelar en los sistemas de fusión.
    La resolución del Hubble muestra claramente que la corriente de material se encuentra frente al componente sur del Arp 194, como se evidencia en el polvo que se forma alrededor de los complejos de cúmulos estelares. Por lo tanto, no está del todo claro si el componente sur interactúa realmente con el par norte.
  8. Pillars of Creation (1995). Una de las imágenes más famosas del Hubble y nuestra favorita. Estas torres de gas y polvo en la Nebulosa del Águila (M16) son conocidas como los “Pilares de la Creación”.
    Los pilares son de alguna manera similares a las colinas del desierto, donde el basalto y otras rocas densas han protegido una región de la erosión, mientras que el paisaje alrededor ha sido desgastado durante miles de años. En este caso celestial, son nubes especialmente densas de gas hidrógeno molecular y polvo que han sobrevivido más tiempo que sus alrededores frente a una inundación de luz ultravioleta de estrellas recién nacidas calientes y masivas (situadas en el borde superior de la imagen). Este proceso se llama “fotoevaporación”. La luz ultravioleta también es la que ilumina las superficies de las columnas y las fantasmales serpentinas de gas que hierven lejos de sus superficies, produciendo los dramáticos efectos visuales que resaltan la naturaleza tridimensional de las nubes. El pilar más alto (izquierda) tiene unos 4 años luz de largo desde la base hasta la punta.
    A medida que los propios pilares se van erosionando lentamente por la luz ultravioleta, se descubren pequeños glóbulos de gas aún más densos enterrados dentro de los pilares. Formando en su interior al menos algunos de los glóbulos son estrellas embrionarias. Crédito: NASA, ESA, and the Hubble Heritage Team (STScI/AURA).
  9. The Hub of Galaxy NGC 4261 (1992). Esta es una imagen del Telescopio Espacial Hubble de un disco gigante de gas frío y polvo que alimenta un agujero negro en el núcleo de la galaxia NGC 4261. Estimado en 300 años-luz de diámetro, el disco está lo suficientemente inclinado (cerca de 60 grados) como para proporcionar a los astrónomos una clara visión de su brillante centro que alberga el agujero negro. El oscuro y polvoriento disco representa una región externa fría, que se extiende hacia adentro a un disco de acreción ultra caliente a unos pocos cientos de millones de millas del agujero negro. Este disco introduce materia en el agujero negro, donde la gravedad comprime y calienta el material. Algún gas caliente emerge de las cercanías del agujero negro para crear chorros de radio. Los chorros están alineados perpendicularmente al disco, como un eje a través de una rueda. Crédito: Walter Jaffe/Leiden Observatory, Holland Ford/JHU/STScI, and NASA.
  10. Jupiter 1990. Esta fue la primera fotografía en color real del planeta gigante Júpiter de la Cámara Planetaria de Gran Campo del Telescopio Espacial Hubble. Todas las características de esta imagen son formaciones de nubes en la atmósfera de Júpiter, que contienen pequeños cristales de amoníaco congelado y rastros de coloridos compuestos químicos de carbono, azufre y fósforo. Las temperaturas de las nubes son extremadamente frías, alrededor de -280 grados Fahrenheit.
    La famosa Gran Mancha Roja de Júpiter, una formación de siglos de antigüedad, similar a un huracán, que es lo suficientemente grande como para abarcar toda la Tierra, es visible en la parte inferior derecha. Se ve que la Gran Mancha Roja produce una inusual estructura en forma de carpa en el borde del Cinturón Ecuatorial Sur de Júpiter, la banda oscura horizontal justo encima (al norte) de la Gran Mancha Roja. A la izquierda y debajo de la Gran Mancha Roja, hay un llamado óvalo blanco, uno de los varios que se formaron en o alrededor de 1940.
    La fotografía muestra mucho más detalles de los que se pueden ver con telescopios en el suelo, y por lo tanto proporciona una vista nítida para la comparación con las imágenes obtenidas durante breves intervalos en 1973-74 por las sondas espaciales Pioneer 10 y 11 de la NASA, y en 1979 durante los encuentros en Júpiter del Voyager 1 y el Voyager 2. Crédito: NASA, ESA, y J. Westphal (Caltech).

Newsletter

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete al newsletter y recibe lo mejor de nuestro contenido una vez al mes

Artículos relacionados

Las reinas de la selva

Los leones son los únicos felinos que viven en grupos. Durante años se creyó que el león era el rey de la selva, pero hace tiempo que se desmintió esta idea con evidencia que indica que las leonas son la cabeza de la manada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

+Artículos

Visita interestelar: cometa 2I Borisov se acerca a la Tierra

La noche del 30 de agosto Gennady Borisov se encuentra en la península de Crimea observando el cielo estrellado. Con la ayuda de un telescopio de más de medio metro de longitud tiene una vista privilegiada del universo. Parece ser una noche de rutina para este aficionado de la astronomía, cuando descubre un objeto con apariencia de cometa.